EDUCANDO AL NIÑO EN LA RESPONSABILIDAD

La enseñanza de la responsabilidad en niños, adolescentes y jóvenes, es un tema que compromete a todos los estamentos educativos y sociales, sin embargo el concepto de responsabilidad es amplio y en general no se tiene claro. Pero cuantas veces se ha preguntado , ¿qué es responsabilidad?. Wikipedia sugiere que es “un valor que está en la conciencia de la persona, que le permite reflexionar, administrar, orientar y valorar las consecuencias de sus actos, siempre en el plano de lo moral”.  Otros la definen como el ejercicio de apropiarse  de sí mismo, de sus actos para enfrentar cada día el diario vivir, con sus exigencias y problemas cada vez mayores. Simplemente puede ser una capacidad humana que le permite tomar decisiones, actuar libremente  y  asumir  consecuencias que se deriven de estos actos.

Alguna vez se ha preguntado: ¿soy responsable?, ¿mis actos son responsables?.  Para responder en estas preguntas es necesario que se evalue mediante la siguiente propuesta (Wikipedia), la cual puede ser útil, personalmente:

  1. Reconozco y respondo a las expectativas e inquietudes propias y  las de los demás.
  2. Mejoro los rendimientos en el tiempo y empleo óptimamente los recursos que tengo a cargo.
  3. Reporto oportunamente sucesos que afectan a otros o los recursos a mi cargo, los cuales se generan de manera voluntaria o involuntaria.
  4. Planeo en tiempo y forma las diferentes acciones que conforman una actividad general.
  5. Asumo las consecuencias que las omisiones, obras, expresiones y sentimientos generan en la persona, el entorno, la vida de los demás y los recursos asignados al cargo conferido.
  6. Promuevo  principios y prácticas saludables para producir, manejar y usar las herramientas y materiales que al cargo se le confiere.

En general la incognita a discutir aquí es ¿ A qué edad y como le enseño al niño el valor de la responsabilidad?

Los expertos indican que este aprendizaje debe iniciarse a una edad temprana,mediante actividades pequeñas dométicas de acuerdo a la edad como por ejemplo: asearse y  utilizar el baño por sí solos, delegarle el guardar o colocar  sus juguetes después de que ha dejado de jugar en los sitios dispuestos, alimentar a la mascota que han adquirido, colocar los individuales y cubiertos sobre la mesa. Reforzar esto con cuentos como el siguiente:  EDUCANDO AL NIÑO EN LA RESPONSABILIDAD.

Hay también que mostrarle que sus actos tienen consecuencias así que cuando derrame algo en la mesa no se debe reprender,gritar o regañar; simplemente con voz firme y calmada hay que decirle que limpie la mesa y el suelo, dejarlo que busque con qué limpiar (trapo y trapero), de manera que deje todo limpio, además  si tiene que lavar el mantel que lo haga y se encargue del trapo y trapero. Esto le dará mayor seguridad  y no se insentibará la rebeldía ya que no provocará la ira del niño. En caso de que rompa algo hay que debe repararlo o debe comprarlo con el dinero que se le dá para los dulces, aquí el padre debe ser amable, gentil pero firme ya que esto provocará reaciones de enfado e ira cuando quiera comprar lo que quiere aeí que de manera firme hay que recordarle el compromiso que adquirió y en ua próxima vez tendrá más cuidado.

Este es otro material que le es útil a los docentes al preparar su sesión de la escuela de padres sobre la responsabilidad:

El taller se ha tomado del CURSO PRÁCTICO DIRIGIDO A MAESTROS DE LOS NIVELES DE EDUCACIÓN BÁSICA de la SECRETARIA DE JALISCO , que tiene como finalidad de asesorar a los orientadores de las escuelas de padres; convirtiéndose así en una herramienta que es eficaz si se lleva a la práctica:

“EDUCANDO AL NIÑO EN LA RESPONSABILIDAD”

PLANEACION DE LA SESIÓN

1. Bienvenida a los asistentes.

2. Comentarios sobre las reuniones anteriores.

3. Dinámica: “CADA QUIEN UNA COSA”.

4. Objetivo general

Descubrir que la responsabilidad se adquiere con el cumplimiento de las tareas personales y de la colaboración en la familia.

5. Exposición del tema: “EDUCANDO AL NIÑO EN LA RESPONSABILIDAD”

a) Enseñando a los hijos a ser responsables

b) Cómo saber cuando los niños son responsables

6. Ejercicio: “TRABAJANDO POR UN MISMO FIN”

7. Reflexión: “TUS HIJOS QUIEREN UN PAQUETE”

8. Evaluación de la sesión

9. Despedida e invitación para la próxima reunión

-

1. BIENVENIDA A LOS ASISTENTES

Demostrándoles alegría al recibirlos en la reunión, les damos la bienvenida a los asistentes y hacemos hincapié en que estamos ya en la segunda mitad del curso, por lo cual les pedimos que sean perseverantes, que no desfallezcan.

ÉCHENLE GANAS… AL FINAL TODOS  USTEDES VAN A TENER UN PREMIO”.

El conocerse y vivir mejor.

2. COMENTARIOS SOBRE LA ESCUELA DE PADRES

¿Cómo les ha parecido la escuela de padres?  ¿Que le cambiarían?

3. DINAMICA: CADA QUIEN UNA COSA

OBJETIVO:Analizar la importancia de la organización y la responsabilidad en una acción espontánea y una planificada.

MATERIAL:

v  3 botellas vacías, de plástico preferiblemente.

v  3 recipientes con semillas distintas: arroz, fríjol, lentejas. (suficientes para llenar las botellas). Se puede trabajar con botones, pedacitos de madera de diferentes tamaños o piedritas, tenga en cuenta que estos deben caber en la botella

DESARROLLO:

1.  Se acomodan los bancos a ambos lados del salón, dejando un pasillo al centro.

- Se enumeran los asistentes del uno al cinco

-Pasan los 1 al frente.  Los demás son observadores.

- Se coloca una botella vacía en los pies del representante.

- En frente de los participantes, al otro extremo del salón colocarán los baldes con las semillas, los cuales están escondidos en el salón y deberán encontrarlos primero.  Tres personas del equipo deben llenar una tercera parte de la botella; una a la vez va y llena su parte y regresa a dársela a otra.

Primero con semillas de fríjol, después con arroz  y al final con lentejas.

2. El asesor cuenta tres y los participantes deben salir corriendo a llenar las botellas, debiendo primero encontrar los baldes de las semillas y colocarlos para que el representante pueda llenar la tercera parte y regrese a dársela a otro compañero; éste debe llenar una tercera parte también y luego regresar para que un tercer integrante del equipo pueda terminar de llenarla, y regresar con su representante, colocarla a sus pies y decir. ¡TERMINAMOS!

3. Se esconden los recipientes con las semillas nuevamente dentro del salón.  El asesor, antes de dar la orden de salida pregunta:  Ya pasó un equipo ¿Cómo lo hicieron? Y hace una breve evaluación.  Se pide que pasen los números 3 y se repite la acción.

4. Se vuelven a esconder los recipientes de las semillas.  Se hace otra breve evaluación de cómo lo han hecho los otros equipos.  Se solicita que pasen los números 5 y se da la orden de salida.

5. Finalmente se evalúan las diferentes etapas del juego.

REFLEXION:  Se inicia retomando las evaluaciones que en cada una de las tres etapas se hicieron.  Se puede anotar en el pizarrón lo que se dijo en cada una de las vueltas.

Ejemplo, en la primera vuelta:

- Se tiraron muchas semillas

-Todos se empujaban

-La botella se llenó sólo la tercera parte.

El asesor pregunta por qué creen que se dio de esa manera.  Se empiezan a analizar elementos de lo que es una acción espontánea.

Se analiza la segunda vuelta: ¿Qué elementos se superaron en relación a la primera? ¿Qué fue lo que les permitió superarlo?; se retoma en este momento lo que significa la experiencia que se va acumulando en cuanto a la planificación de una acción y el haber reflexionado brevemente sobre ella, dándole una responsabilidad a cada integrante.

Al analizar la última vuelta, se retoma a fondo la necesidad de realizar acciones de forma planificada, evaluando el cumplimiento de la responsabilidad que le toca a cada uno, sus errores y aciertos. Posteriormente se analiza la  importancia de conseguir los objetivos de forma colectiva y completa (y no de forma parcial), observando que no se trataba de una competencia, sino que el objetivo era que todos llenaran sus botellas (Se dijo “Gana el que regrese al punto de partida, pone la botella llena a sus pies y diga  ” terminamos”).

Luego de esta etapa, el asesor debe dirigir la reflexión ya no a lo que ha sucedido en la dinámica, sino a lo que sucede en la vida real de los participantes. De la necesidad de trabajar en familia como un equipo, donde hay acciones que deben estar planeadas y donde cada integrante tiene una responsabilidad; si cada uno cumple con su responsabilidad, seguramente todo se logra para bien de la familia, pero si uno falla……

4. OBJETIVO GENERAL

Se presenta el cartel con el objetivo escrito. Se lee y se solicita que algunos asistentes den su punto de vista acerca de lo que se quiere alcanzar, luego se coloca a un lado del tablero.

DESCUBRIR QUE LA RESPONSABILIDAD SE ADQUIERE CON EL CUMPLIMIENTO DE LAS TAREAS PERSONALES Y DE COLABORACIÓN EN LA FAMILIA

5. “EDUCANDO AL NIÑO EN LA RESPONSABILIDAD”

Este tema es muy importante dentro del contenido de la Escuela para Padres, pues es una semilla que se siembra a corta edad y con raíces fuertes, para que el niño se convierta el día de mañana en un adulto responsable.

Hemos visto que todos los niños nacen con temperamentos y disposiciones diferentes. Todos son investigadores de pequeños, todo se les presenta como algo nuevo de lo que seguramente van a aprender. Los podemos comparar con los inventores más innovadores, les encanta tener siempre desafíos, retos o trabajos nuevos, ( pero ninguno ordenado por un adulto), tienen una responsabilidad consigo mismos, la de autosatisfacción, saber que pueden hacer lo que se proponen, aunque para el adulto sea  poco significativo. Tienen tanta iniciativa que casi es imposible detenerlos.

Otros, también considerados “buenos niños” en la familia, necesitan una descarga de corriente eléctrica para moverlos de un cuarto a otro. Y esto no significa que en mi papel como madre o padre de “fracasé” con un hijo y “triunfe” con el otro recordemos que cada hijo es diferente, por lo tanto, su educación es diferente.

Los niños responsables no se producen de la noche a la mañana. Todo lo que se requiere es un esfuerzo constante de padres pacientes y amorosos que respetan a sus hijos para prepararlos desde niños a una vida adulta, honesta y responsable.

Todos los niños pequeños quieren ser como sus padres.  Si un niño ve que sus padres eluden sus responsabilidades, desarrollarán una actitud semejante.  Pero si los padres de familia enfrentan sus tareas con buena voluntad, paciencia y un firme sentido  de la responsabilidad, estarán creando un clima en el que los esfuerzos de los niños por aprender a trabajar quedarán asociados a sentimientos positivos.

Vamos a empezar nuestro tema hablando de la responsabilidad de los hijos.

a) Enseñando a los hijos a ser responsables.

El asesor inicia este punto con una “lluvia de ideas”, preguntando a los participantes cómo podemos enseñar a nuestros hijos a ser responsables. Se escriben en el pizarrón, ya sea por el asesor o por otra persona mientras él cuestiona.

Una vez dadas varias ideas por parte de los participantes el asesor continúa: Veamos algunos consejos prácticos para educar al niño en la responsabilidad.

Se coloca un cartel que nos servirá de guía:

CONSEJOS PRÁCTICOS PARA EDUCAR EN LA RESPONSABILIDAD.

1. Enseña a tu hijo desde pequeño

2. Sé oportuno

3. No hagas por el niño lo que él pueda hacer por sí mismo.

4. Deja que experimente la consecuencia natural de su irresponsabilidad.

5. Deliberada y repetitivamente preséntales a tus hijos situaciones donde tengan qué elegir entre varias opciones.

6. Si tu hijo cumple una promesa o hace bien su tarea, señálaselo.

7. Papá y mamá necesitan ser ejemplo de conducta responsable.

8. Los niños serán responsables si pueden ser parte del proceso de toma de decisiones de la familia.

9. Establece la regla de que la tarea y las labores domésticas son primero que el juego y la T.V.

10. Si las labores de tu hijo no están lo suficientemente bien hechas, usa el sistema de aprendices por algún tiempo.

1. Empieza cuando es pequeño

La incógnita es ¿A qué edad? Si juega con los juguetes y ya los puede recoger, pídele que los levante y los ponga en su lugar, pero no se lo ordenes la primera vez; junto con él, ayúdalo a enseñarle a que los recoja y que sepa que tienen un sitio especial.

2. Sé oportuno

Cuida los tiempos, no esperes a que tu hijo tenga 15 años para insistir en que limpie su cuarto.  Si lo desordena, también debe ordenarlo.

Pero… tú ya lo enseñaste, poco a poco, ubicándole los espacios para cada cosa.  Ya te diste el tiempo para enseñarlo; si no se enseña de pequeño, de grande será muy difícil porque tendrá una voluntad poco educada.

3. No hagas por el niño lo que él puede hacer por sí mismo.

Si de pequeño lo acostumbraste a que tú le recogías sus zapatitos del 21, sus pantaloncitos talla 6, sus cuadernos de iluminar y sus colores, no te asustes, que así como crece tu hijo, los

zapatitos ahora son del 11 desparramado, los pantaloncitos son 32 x 34 y sus libros ahora son de física, química y diccionarios enciclopédicos, y los tienes que levantar tú.  Antes tu tenías 15 años menos y mucho más tiempo para él, ahora tienes 15 años más, menos tiempo, y estás más cansada.  ¿Cómo la ves? ¿Valdrá la pena sobreproteger tanto a los hijos?

4. Deja que experimente la consecuencia natural de su irresponsabilidad.

Por ejemplo, sí no hizo la tarea, deja que enfrente al maestro y note sus consecuencias.

5. Deliberada y repetitivamente preséntale a tus hijos situaciones en donde ellos tengan que escoger entre varias opciones.

Por ejemplo, deja que escoja lo que se va a poner.  Créale el hábito de decidir por sí mismo desde pequeño.

6. Si tu hijo cumple una promesa o hace bien su tarea, señálaselo, así apreciará dicho esfuerzo y lo hará más seguido.

7. Papá y mamá necesitan ser ejemplo de conducta responsable.

Por ejemplo, si se pide algo prestado, devolverlo a tiempo.

8. Los niños serán más responsables si pueden ser parte del proceso de toma de decisiones de la familia.

9. Establece la regla de que las labores domésticas y la tarea son primero que el juego y la T.V.

10. Si las labores de tu hijo no están lo suficientemente bien hechas, usa el sistema de aprendices por algún tiempo.

Para concluir este punto, el asesor añadirá:

En las primera etapas de la vida, la responsabilidad suele ir asociada al juego; es muy

importante entender que el juego es un factor determinante en la preparación del niño

para que sea responsable.

b) Cómo saber cuando los niños son responsables

  • Enseñar a los niños a ser responsables no es tarea fácil en muchas ocasiones, sobre todo si se inicia cuando los hijos ya están grandes de 7 años en adelante.
  • Hasta los seis años es la edad ideal para enseñar en los niños el valor de la responsabilidad.
  • Sin embargo, en muchas ocasiones para los padres resulta más sencillo realizar las tareas ellos mismos.  Se evitan el ordenar y estar al pendiente de que se realice su orden, así  es que calladitos la boca y de buen modo los padres se convierten en los hacedores de las responsabilidades de los hijos, y todo por no  exigir un poco.
  • Existen situaciones paradójicas en nuestra tarea de ser padres de familia, ya que muchas veces hay que dejar de lado la eficiencia para poder enseñar a los niños a realizar las tareas y actividades por sí mismos; podrán los hijos no hacer las cosas tan bien como los adultos, paro hay que darles la oportunidad de que aprendan, sobre todo si con paciencia les enseñamos lo que queremos conseguir cuando se les pide que realicen algo.
  • Los niños salen perdiendo cuando los padres hacen sus labores, ya que por ahorrar tiempo les parece que es más fácil “hacerlo ellos mismos”, quitándoles la oportunidad a sus hijos de aprender algo que podría desarrollar sus capacidades y también una oportunidad de ser considerados responsables de las tareas o actividades que son difíciles o duras.  Si los padres  son incoherentes, quien primero se da cuenta es el niño.

¿Cómo hacer responsables a los hijos?

  • Asignándoles una responsabilidad en las tareas del hogar: sacar la basura, cortar el césped, limpiar las ventanas, bañar la mascota y darle de comer todos los días, etc.
  • Equilibrar las responsabilidades o el trabajo (escuela y asignaciones en el hogar), con el juego.
  • La complejidad de las tareas y los niveles de exigencia que se esperan del niño variarán según la edad, pero se espera que siempre se cumplan y se les hace ver de lo que sucede cuando alguien no cumple con sus responsabilidades dentro del hogar.
  • Los padres necesitan definir lo que se espera que los niños hagan en el hogar, de modo que empleen un tiempo razonable.  Esta situación debe platicarse ampliamente con ellos, de tal forma que haya un compromiso de ambas partes.
  • La organización del tiempo, tanto dentro como fuera de la casa aumentará la capacidad del niño para realizar sus tareas con responsabilidad.

Hay ocasiones en que los padres desligan a sus hijos de sus responsabilidades, por ejemplo:

  • Toman ellos mismos la responsabilidad de sus hijos porque”es más sencillo”.
  • Subestiman la capacidad de los hijos.
  • Aceptan que los niños se califiquen a sí mismos de incompetentes.
  • Piensan que si hacen las cosas por sus hijos ellos los querrán más o creen que así no herirán sus sentimientos.
  • Piensan qué sólo los padres que trabajan duramente y hacen muchas cosas por los hijos son “buenos” padres.

¿Qué edad debe tener un niño para empezar a educar su sentido de laresponsabilidad?

La respuesta: “Lo más pronto posible”.

El instructor continúa diciendo:

Para saber si nuestros niños son responsables o no, veamos a continuación este cartel que nos da algunas pautas para tal efecto.

Un niño es responsable si:

v  Realizar sus tareas normales sin que haya recordárselo a cada momento.

v  No culpa a los demás de sus “irresponsabilidades”.

v  Es capaz de escoger entre diferentes alternativas para realizar su trabajo.

v  Puede tomar decisiones que difieren de las que otros toman en el grupo en que se desarrolla.

v  Respeta y reconoce los límites impuestos por los padres, sin discusiones inútiles.

v  Puede concentrar su atención en tareas complicadas, sin llegar a situaciones de frustración.

v  Lleva a cabo lo que dice que va a hacer.

v  Reconoce errores sin necesidad de disculparse en forma excesiva.

Para concluir el instructor pregunta a los participantes si tienen alguna otra idea para saber cuándo los niños son responsables.

RECORDEMOS:

Los hijos son nuestros reflejos, si son responsables es que cuando eran pequeños los enseñamos a ser responsables y seguramente significó esfuerzo… aunque pequeño, así como ellos y la tarea ha sido realizada con éxito; si no lo son… trabajemos por conseguirlo, concientizándolos y sensibilizándolos mediante una buena comunicación, donde no sea el reproche nuestra defensa sino la comprensión y el entendimiento de lo que sucede alrededor, que lastima a los miembros de la familia y evita que haya armonía familiar.

6. EJERCIO: “TRABAJANDO POR UN MISMO FIN”

Invita a tu pareja y a tus hijos a una reunión familiar.

Prepárales unos pasabocas, onces o una buena comida.

Pídeles media hora después de cenar para hacer una actividad con ello.

Platícales que se trata de hacer la tarea de la Escuela para Padres y les solicitas su colaboración.

OBJETIVO: Lograr que cada miembro de la familia cumpla con sus responsabilidades a corto, mediano y largo plazo.

1. Elaborar una lista de actividades que se tienen que hacer en la casa.

2. Repartir las actividades entre los miembros de la familia que viven en el hogar.

3. Solicitar su apoyo cumpliendo con las responsabilidades que les corresponden.

4. Mencionar que esta tarea es por una semana y se va a hacer una evaluación dándole como estímulo una cena.

FORMATO:

ACTIVIDAD

RESPONSABLE

CUMPLIÓ

SI NO
         
         
         
         
         
         

7. REFLEXION:                   TUS HIJOS QUIEREN UN PAQUETE

Eres un irresponsable…! 14 años encima y eres un niño! le dijo el papá a Juan.

Se te olvidó papá, enseñarme a llevar paquetes.

¿Cuándo se contó conmigo en casa para algo? ¿Cuándo tuve que recoger a mis hermanos de la escuela?

¿Cuándo tuve yo que lavar el coche los domingos? ¿Y arreglar el jardín? ¿Y recoger la mesa? ¿Y lustrar a diario mis zapatos?

¿Por qué no hago yo los pequeños mandados?

Quiero realizar pequeños trabajos y comprar cosas con el dinero que pueda ganar.

Quiero ir por la leche y el pan todos los días.

Es más fácil que otros lo hagan por mí, ¿verdad papá?

¿Por qué no te arriesgaste a dejarme llevar un paquete?

Mamá, ¿Se te olvidó enseñarme a llevar paquetes?, ¡Se te olvidó enseñarme a ser hombre!.  Y a los 14 años se me caen de las manos; a mí también me da vergüenza.

Fíjate que en la secundaria nombraron como Representante del grupo a Roberto; dicen que es muy responsable. A Roberto el profesor de Historia lo nombró coordinador de la excursión; él es el que recibe las cuotas y nos da los avisos.  Roberto desde chico lava el carro de su papá, arregla el jardín y recoge a sus hermanos aunque tenga flojera.

También a Antonio, mi amigo que tú conoces, lo hicieron jefe de tareas y las reparte y escribe los promedios.

Y a mí, tu hijo, me dejaron sin paquete, dicen que no soy responsable.  Se te olvidó papá, enseñarme desde chico a cargar paquetes y llevarlos aunque estuviera lloviendo y tuviera flojera.

Se te olvido contar conmigo, no quisiste arriesgar poco a poco, ni fuiste confiando en mí cada vez más, ni me fuiste dejando paquetes a la medida de mis manos, de 9, 11 y 12 años, a la fuerza de mis brazos de esa edad y de mi voluntad creciente que se quedó raquítica.

Por favor papá, enseña a Arturo, mi hermano de 8 años, a llevar paquetes del número 8 y a Rocío de 9 años, sus paquetes del 9, para que después no tengas que decirles ¡eres un irresponsable!  Y sabrán llevar paquetes del 25 y del 40.

Dicen que son paquetes la vida, la familia, el trabajo y la profesión… y tantos paquetes tirados en la calle.

¿Sabes cuántos se tiraron de mis manos por vergüenza?

No se les olvide papá y mamá, enseñar a ser hombre a Arturo y mujer a Rocío, que no es tan fácil, porque es más que cargar paquetes.

CUESTIONARIO

1. ¿Cuáles son los paquetes a los que se refiere la lectura?

2. ¿Qué paquetes deben cargar cada uno de los miembros de la familia?

3. ¿Cómo le van a hacer para saber si cada uno está cargando sus paquetes?

4. Escribir las respuestas de cada uno de los miembros de la familia.

Comportamientos Responsables.

Es obvio que para desarrollar la responsabilidad hay que dar responsabilidades. Cuando los adultos  sobreprotegen, miman al niño y  hacen las tareas que él sólo podría hacer, no le dejan crecer como persona. Los niños, entre otras, pueden tener las siguientes responsabilidades:

EJERCICIO:

Se les pregunta qué les pareció la reflexión

Se les deja de tarea, leerla con su pareja

Leerla con cada uno de sus hijos

Contestar por separado el siguiente cuestionario:

Nota: Recuerde que el asesor debe imprimir las páginas 10,11 y 13 para que las tengan los asistentes y realicen las tareas asignadas.

8. EVALUACIÓN DE LA SESION

Para conocer qué les pareció esta sesión y con el deseo de mejorar las debilidades, cuestionamos.

1. ¿Qué les pareció más importante en la sesión?

_______________________________________________________________

_______________________________________________________________

_______________________________________________________________

2. ¿Qué conocimientos de los analizados hoy creen que pueden poner en práctica con su  familia?

_______________________________________________________________

_______________________________________________________________

_______________________________________________________________

3. ¿Tienen alguna sugerencia para mejorar nuestro trabajo?

_______________________________________________________________

_______________________________________________________________

_______________________________________________________________

_______________________________________________________________

9. DESPEDIDA E INVITACIÓN PARA LA PROXIMA REUNION

Les agradecemos su presencia en la reunión y los invitamos cordialmente para la próxima; recordándoles que pueden invitar a sus amigas vecinas con el fin de que sean más los beneficiados con los temas de orientación familiar.

Los esperamos la próxima reunión


 

CONSEJOS PRÁCTICOS PARA EDUCAR EN LA RESPONSABILIDAD.

1. Enseña a tu hijo desde pequeño

2. Sé oportuno

3. No hagas por el niño lo que él pueda hacer por sí mismo.

4. Deja que experimente la consecuencia natural de su irresponsabilidad.

5. Deliberada y repetitivamente preséntales a tus hijos situaciones donde tengan qué elegir entre varias opciones.

6. Si tu hijo cumple una promesa o hace bien su tarea, señálaselo.

7. Papá y mamá necesitan ser ejemplo de conducta responsable.

8. Los niños serán responsables si pueden ser parte del proceso de toma de decisiones de la familia.

9. Establece la regla de que la tarea y las labores domésticas son primero que el juego y la T.V.

10. Si las labores de tu hijo no están lo suficientemente bien hechas, usa el sistema de aprendices por algún tiempo.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: