AUTORIDAD

La Autoridad  de los Padres

Cuando los hijos honran a sus padres, es considerado como si honraran a Dios.

Parte de nuestro rol como padres es llevar a nuestros hijos desde su inicialmente inmaduro concepto de padres que parecen omnipotentes a una madura relación con Dios mismo. Con este propósito, Dios da a los padres una autoridad que es similar a la Suya. De hecho, nuestros sabios dicen que cuando los hijos honran a los padres, es considerado como si honraran a Dios mismo (Talmud, Kidushin 30b).

Pero no son solamente los niños quienes necesitan autoridad. Todos la necesitamos. Todos necesitamos sentir que vivimos en un mundo ordenado con las personas indicadas a cargo. La razón por la cual muchos de nosotros sentimos tanta ansiedad, es porque a menudo sentimos que no podemos confiar en las personas que están a cargo. Es muy doloroso escuchar historias de policías que golpean a personas inocentes, oficiales de gobierno que toman contribuciones ilegales para sus campañas y presidentes que mienten bajo juramento. No podemos sentirnos seguros en un mundo en el que no hay autoridades que respetar o en las que confiar.

Necesitamos un gobierno que establezca leyes sensibles que la gente siga. Imaginen un mundo sin ley. El Rabino Janina dijo: “Reza por el bienestar del gobierno, porque si la gente no le temiera, una persona se tragaría a su compañero vivo” (Pirkei Avot 3:2). La adherencia a la ley y al orden es vital para nuestra seguridad y nuestro bienestar.

Artículo tomado de aishlatino.com

Recuerde

La autoridad está basada en:
– La responsabilidad que tiene como padre ante sus hijos y la sociedad.
– Sus obligaciones de enseñar, educar, formar y corregir.

La autoridad se ejerce:
– Con respeto por el otro.
– Con cariño y con la comprensión de que nadie nace enseñado.
– Con el razonamiento ajustado a la edad del niño.

No confundir autoridad con autoritarismo
El autoritarismo esta basado en:
– La ausencia de razonamiento.
– La imposición.

Tomado del Manual didáctico para la escuela de padres

Fundación para el Estudio, Prevención y Asistencia a las Drogodependencias FEPAD
5ª Edición: Diciembre, 2004-12-29

MATERIAL PARA LA ESCUELA DE PADRES

Este material lo encontrará en forma de videos y talleres los cuales puedencomplementarse o simplemente puede utilizarlos por separado para realizar un foro con los padres para analizarlos.

Familia (Recupere la autoridad sobre sus hijos)

¿Cómo lograr una autoridad positiva en nuestros hijos? (03-10-2011) Parte 1

¿Cómo lograr una autoridad positiva en nuestros hijos? (03-10-2011) Parte 2

¿Cómo lograr una autoridad positiva en nuestros hijos? (03-10-2011) Parte 3

educarconautoridad

Manual_OF

ESCUELA DE PADRES/MADRES SESIÓN Nº 20
TEMA : ESTILOS DE AUTORIDAD Y SU INFLUENCIA EDUCATIVA
OBJETIVOS :
  • Analizar el estilo de actuación que más nos caracteriza en las relaciones educativas que mantenemos con nuestros hijos.
  • Ver posibles vías de actuación para introducir cambios.
METODOLOGÍA :
1º.-Proyección de los montajes audiovisuales ” El extraño caso de cangurito ” y “Las decisiones del señor búho”)

( Tiempo : 15’ )

2º.- Breve explicación de los 4 estilos

( Tiempo : 15’ )

3º.- Aclarando que como fábulas son extremos y ningún tipo es puro, pedirles que se separen en cuatro grupos según consideren que tienden al estilo autoritario, al sobreprotector, al evitativo o al asertivo. Les pido que :

  • Rellenen el cuestionario adjunto, seleccionando por una parte la que corresponde con su estilo y por otra, la que consideren más “adecuada”

( Tiempo : 35’ )

4º.- Puesta en común y entrega del resumen de la sesión

( Tiempo : 25’ )

Bibliografía :
  • Tipología y cuestionario adaptados del taller dirigido por Cruz González en las Jornadas sobre “Adolescentes, Familia y Drogas” – Madrid 1.998
  • Montajes audiovisuales ” El extraño caso de cangurito ” y “Las decisiones del señor búho”, correspondientes a “Relaciones Familiares”- Monográfico editado por la revista “Padres y Maestros”- Ediciones Paulinas- 1.982
TALLER, ESTILOS EDUCATIVOS EN LA FAMILIA – CRUZ GONZÁLEZ
  • Estilo Educativo: Forma reiterada y dominante de establecer relaciones y resolver conflictos entre padres e hijos. Se plasma en pensamientos, actos y acciones respecto a los hijos.
  • El estilo educativo nunca es puro, aunque habrá uno dominante.

Siempre hay dos dimensiones:

    1. Apoyo, Afecto, Aceptación
    2. Grado de intensidad del “intento de influir” en la conducta del hijo (no siempre conseguido).
  • Objetivo para todo hijo, conseguir individuación y sentimientos de pertenencia.
  • Control externo. Imposición de normas, premios/castigos, o falta de control, sin disciplina, insistencia.
  • Control psicológico, vía culpabilidad, intrusismo hasta una retirada de relación/afecto. El estilo no sólo lo da lo verbal, sino sobre todo lo no verbal.

Cada familia tiene un estilo diferente de educar según:

  • El temperamento de los padres (nerviosos, tranquilos…)
  • La propia experiencia de cómo fue educado por sus padres.
  • La moda educativa, las ideas que circulan sobre aspectos educativos (de “porque me debes un respeto” a “quiero ser amigo de mi hijo”).

Aunque no hay tipos puros, conviene pensar hacia qué tipo de padres tendemos y los peligros que esto conlleva en los hijos:

Qué hacer

  • Tender al máximo afecto.
  • Aceptar al hijo tal cual con sus cualidades y defectos.
  • Valorar lo positivo.
  • Hacer salir sus capacidades.
  • Hacerle ver que es digno de confianza.

Y en cuanto a la dirección:

  • Irla adecuando a la edad (a un bebé se le enseña a nadar pero no puedo ir con mi hija de 15 años por si se cae).
  • Explicándole el porqué de las normas y cumpliéndolas los demás de casa.
  • Dándole responsabilidades adecuadas a su edad, y algo más de libertad de la que es capaz de usar para que pueda ejercitarse.
Programa Hirusta* – Escuela de padres/madres

Estilos educativos en la familia

Tipos de estilos:
Autoritario:

  • Máximo control / mínimo afecto. Los padres como definidores únicos de las necesidades de los hijos “porque te lo digo yo”.
  • Seguimiento de normas tosco pero intenso, cumplimiento inmediato de la demanda “Ahora mismo haces…” El 60% de los comentarios a los hijos es para darles órdenes.
  • Uso frecuente de castigos físicos, verbales o reprimenda desaprobatoria “ya estás siendo… como siempre” y privaciones de privilegios, recompensas e incluso del amor.
  • Generalmente los padres tienen escasos recursos emocionales, gran dificultad para controlar los sentimientos de enfado o desaprobación hacia el hijo y lo sacan de forma impulsiva hacia el hijo, lo que dificulta la comunicación.
  • Carencia de habilidades negociadoras, comunicación unidireccional padres-hijos y ausencia de diálogo.
  • Falta de control de sentimientos, de situaciones.
  • Ignora lo normal / Controla lo excepcional / Castiga el mínimo error.

Evitativo:

  • Se deja que el hijo aprenda por sí mismos, “el aprenderá con el tiempo”, gran tolerancia hacia los errores ya sean leves o graves “un error lo tiene cualquiera” “ya lo hará el profesor”.
  • Se evitan conflictos, consintiendo para no enfrentarse. No hay seguimiento.
  • Más negativo cuando no hay afecto.
  • Ausencia de normas, apoyo y seguimiento de los hijos. Los padres invierten en los hijos el menor tiempo posible.
  • Delegación en otros de las pautas educativas (Educadores, profesores, vecinos).
  • Indiferencia hacia actitudes positivas / negativas de los hijos, con permisividad y pasividad “no hay mayor desprecio que no hacer aprecio” aunque aparecen estallidos ocasionales de ira cuando los hijos se pasan demasiado.
  • No se ofrece modelo de referencia.

Asertivo:

  • Máximo afecto/control adecuado a la edad.
  • Sensibilidad hacia las necesidades del hijo y su aceptación como ser diferenciado y único (Aceptación incondicional).
  • Normas claras, con firme seguimiento mediante el uso de mandatos, refuerzos positivos y si es necesario de castigos.
  • Estimulación de la independencia de los hijos con responsabilidad y libertad adecuada a la edad.
  • Comunicación abierta y bidireccional padres/hijos.
  • Se fomenta un proceso de control externo (normas) flecha1.gif (70 bytes)control interno (valores interiorizados) que él vaya asumiendo.
  • En el asertivo se sabe con antelación las consecuencias del cumplimiento o no de las normas y eso no depende del estado de ánimo de los padres sino de lo hablado previamente. Se valora lo normal, se refuerza lo bien hecho, se destaca lo excepcional, se ignoran las pequeñas desviaciones (como propias del aprendizaje) y se corrigen las grandes.

Sobreprotector:-

  • No afecto real para algunos / control afectivo psicológico. Pueden ser padres que conceden a los hijos todo lo que piden, el afecto es mínimo porque en realidad no quieren a su hijo sino a sí mismos.
  • Puede convertirse en el evitativo si los padres permiten cualquier cosa siempre y cuando se mantenga el hijo cerca.
  • Intentan controlar a los hijos por medio del afecto chantaje emocional “Tú haz lo que quieras, que yo me quedaré en casa, sola, esperándote despierta…”.
  • Se protege a los hijos de las consecuencias de sus actos, y los sufren los padres: “madre que da un “Almax” a su hijo antes de comerse un bocadillo de chistorra”.
  • Límites difusos entre roles pareja/hijo con mucha alianza madre/hijo generalmente con padre autoritario desplazado al que se ocultan cosas.
  • Se da todo al hijo aquí y ahora, no pueden soportar la frustración del hijo y se adelantan incluso a las consecuencias.
  • Según Castells los padres no quieren que sus hijos sufran lo que ellos pasaron a nivel educativo o ecocómico, niños enfermos, ante rupturas de pareja, por sentimientos de culpa o por pasar menos tiempo con el hijo (porque los dos padres trabajan); otros padres con carencias afectivas (por ejemplo de pareja) que refuerzan el lazo con el hijo.
  • El sobreprotector se hace responsable de los problemas de los hijos, se sienten muy culpables poniendo normas y por tanto no las ponen o no las exigen y si el hijo no lo cumple se le chantajea emocionalmente o se culpa al exterior con tal de no responsabilizar al hijo.

El retrato robot sería:

  • El hijo siempre es pequeño y desvalido.
  • Recibe frecuentes regalos que expresan el amor que se siente por él.
  • Los padres están para satisfacer las necesidades de sus hijos y les recuerdan frecuentemente lo que hacen por él…

Esto puede ser debido a:

  • Los padres no se entienden entre sí y se consagran al hijo.
  • El niño ha padecido o padece alguna enfermedad que requiere cuidados.
  • Puede ser un hijo no deseado, lo que engendra culpabilidad que se acalla mediante el “exceso de amor”.
  • El padre o madre, inmaduros tiene necesidad de que su hijo le necesite y se las arregla para hacerlo depender de él en todo.
Consecuencias en los hijos de los diversos estilos.
Autoritario:

  • Puede que los hijos destaquen académicamente y puedan acartar muy bien las normas (o pueden rebelarse).
  • Se sienten culpables ante no poder cumplir todas las expectativas de los padres, volviéndose resignados, o escapan ante ello (huídas), o tienen “máscara” actuando de una manera u otra según estén presentes o no sus padres.
  • Muy rígidos y dificultad de cambiar planes…
  • Poco autoconcepto y autonomía personal.
  • Alto autocontrol pero desde fuera (modelo guardia de tráfico y en su presencia respeto las normas.
  • A corto plazo es socializador pero a la larga:

Regla estricta desafio regla más estricta mayor desafío.

  • Tiende a sentir rencor, angustia, culpabilidad y a escapar de todo ello.

Suelen ser agresivos, si la descargan sobre síse muestran huraños, culpables de no se sabe qué, se minusvaloran, son propensos a enfermedades psicosomáticas, úlceras, fobias, terrores nocturnos, están enfermos aunque parezcan “modositos”. Si la descargan sobre otros pegan al pequeño al que culpan de la falta de afecto de los padres para con él, en la escuela, rompiendo cosas… Y al ser así los demás se distancian más de ellos, se sienten menos queridos y aumenta su agresividad = círculo vicioso.

Evitativo:

  • Inestabilidad, falta de equilibrio personal al no incorporar normas.
  • Inconstancia en los propósitos, dificultad de trabajo en equipo.
  • Pobres resultados académicos porque no se conoce el esfuerzo.
  • Baja autonomía personal.
  • Si además no hay afecto, muy bajo autoconcepto, buscará afecto en cualquier lugar, propensos a conductas desviadas.
  • Aprendizajes al azar o retrasos en el mismo (no hay seguimiento).

Sobreprotector:

  • Mínima tolerancia a la frustración, dificultad para la independencia, escaso autocontrol.
  • Baja autoestima, alta dependencia del medio. Sacado del ambiente familiar es incapaz de defenderse por sus propios medios, se angustia ante las dificultades, se muestra inseguro.
  • No valoración de las cosas, se lo han dado todo hecho. Egoísta e incapaz de agradecer porque ve como normal que los demás estén pendientes de él.

Asertivo:

  • Alta autoestima, creatividad, autoconfianza.
  • Capacidad para tomar decisiones, que al elegir siempre se pierde.
  • Capacidad de relación y cooperación con los demás.
CUESTIONARIO SITUACIÓN-PROBLEMA
Las siguientes cuestiones describen pequeños y grandes problemas a los que, a menudo, te has enfrentado, te enfrentas o puedes enfrentarte en la educación y crianza de tus hijos. Usa tu experiencia y selecciona la contestación que darías tú si estuvieses en esa situación. Aunque consideres que pueden ser varias las que darías, elige, por favor, únicamente una respuesta para cada una de ellas.

1. Cada vez que la madre de Quique ve la televisión, él comienza a hacer ruido, de tal forma que le impide ver su programa favorito. ¿Qué harías tú si fueses su madre?.

  • Enfadarme y reprenderle cada vez que hace ruido.
  • Prestarle atención y alabarle cuando juegue tranquilamente y no hacerle caso cuando haga ruido.
  • Dejo de ver la televisión pues mi hijo requiere mi atención.
  • Apago la televisión, y me dedico a otra cosa.

2. Quieres que tu hijo haga los deberes en casa. ¿Qué harías tú?.

  • Decirle: “Cuando acabes tus deberes podrás ir al parque”.
  • Decirle: “Si no haces la tarea, mañana no bajarás al parque”.
  • Decirle: “Como no hagas tus deberes me enfadaré”.
  • Decirle: “Venga, me siento contigo y los hacemos juntos”.

3. Un padre le dice a su hija que no puede ir con él ya que no ha cumplido su promesa de limpiar su habitación. Ella reacciona llorando, quejándose y prometiendo que limpiará su habitación cuando vuelvan. ¿Qué harías tú si fueses su padre?.

  • Como no ha cumplido el trato, la ignoras y te vas sólo.
  • Te la llevas a comprar con la promesa de que mañana limpiará su habitación.
  • Calmas a tu hija y le ayudas a limpiar su habitación.
  • Te enfadas con tu hija y le castigas sin ver la televisión esa tarde.

4. Luisa algunas veces dice palabrotas, pero únicamente cuando está delante de su madre. La madre de Luisa ha explicado a su hija con claridad, lo desagradable que es para ella oir esas palabras. ¿Qué harías tú si fueses su madre?.

  • Le dices: “aunque lo digan tus amigos, no debes decir palabrotas”.
  • Le dices: “Ya verás como te lo vuelva a oir…”.
  • No le haces caso cuando utiliza esas palabras, y se la prestas cuando no lo hace.
  • Le das en la boca para que aprenda.

5. Quieres que tu hijo se acostumbre a recoger su plato de la mesa. ¿Qué harías?.

  • Piensas que cuando esté preparado lo hará él sólo sin necesidad de que se le enseñe.
  • Le enseñas a recoger su plato y le dices lo bien que lo ha hecho cuando lo recoja.
  • Recoges su plato, bastante tiene con ir a clase todos los días.
  • Enfadarte cada vez que no recoge su plato.

Taller tomado de SicoLog.com
Compartiendo Conocimientos Psicología, Psicoanálisis, Psicopatología…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: